Saltar al contenido

Trabajar en portátil

No pasa nada. Estas acostumbrado/a a los retos, ¿No es así? Al fin y al cabo, eres escritor. Pocos caminos llenos de desafíos y trabas como ese. Por ello, decides consultar la LECRIM. Ahí tiene que estar la información que buscas, y además actualizada. ¡Claro! ¿Cómo no se te ha ocurrido antes?

Pero cuando abres la LECRIM, te encuentras con cientos de artículos y no sabes por dónde empezar a buscar. Además, el lenguaje jurídico, a menos que tengas formación en este ámbito, se te atraganta. ¿Por qué los legisladores no pueden hablar como el resto del mundo?

Te echas las manos a la cabeza. Si esto te ocurre con solo una escena, ¿cuánto tiempo perderás buscando información para toda la novela?

Rachel Ripley escritora de novela negra y thriller

¿List@ para centrarte en la escritura y que yo me ocupe de buscar la documentación que necesitas o revisar la que ya tienes?